Palabras de Jorge Brito en la apertura de la primera reunión del comité directivo de FELABAN

En primer lugar quiero agradecer la presencia de todos Uds. en estas jornadas de trabajo de FELABAN. Nos ha cobijado esta hermosa ciudad de Punta del Este, en la que, particularmente los argentinos, nos sentimos como en casa, por cómo nos tratan y por la calidez de su gente.

En estas reuniones damos cumplimiento a nuestras obligaciones estatutarias, pero además continuamos con la construcción de equipos sólidos para que FELABAN pueda honrar su misión y así alcanzar los importantes objetivos para los que fue creada.

Nuestra gestión, que ya está promediando su vigencia, ha intentado instalar tres ejes principales que están sirviendo a efectos de sostener la estrategia que consideramos deseable para nuestras entidades, para los países a los que pertenecemos y para la región. En primer lugar, ubicamos a la inclusión financiera. Todos los esfuerzos que estamos haciendo y que continuaremos llevando adelante para promover esta política se verán coronados por una mejora significativa en la calidad de vida de nuestros países. En la Argentina suelo decir que la inclusión financiera es una bisagra en la vida de los individuos, comparable al hecho de aprender un idioma extranjero, y creo que no exagero. No hay duda alguna de que el ingreso de una persona al sistema financiero, le abre un abanico de posibilidades enormes para la facilitar la concreción de sus objetivos personales y profesionales. Es un hecho transformador, que mejora la formación de la gente y en el que nosotros cumplimos un rol relevante que es el de satisfacer del mejor modo posible las expectativas del nuevo cliente, asistiéndolo y no defraudándolo. Tenemos que seguir esta línea casi obsesivamente.

Otro punto importante en el que estamos embarcados es el de profundizar el diálogo con los supervisores agrupados en ASBA. Este diálogo es fructífero, porque ayuda a conocer las exigencias y las necesidades de las partes, lo que conduce a encontrar mejoras en los marcos regulatorios de la actividad bancaria, de acuerdo con criterios razonables de superintendencia, y también tomando en cuenta la realidad concreta que viven nuestros bancos. Esta tarea, que requiere trabajo y paciencia, es muy importante también para dar consistencia a la macroeconomía de nuestros países, en tanto tiende a promover sistemas financieros articulados con los supervisores, y por lo tanto previsibles y sustentables en el tiempo.

El tercer eje es el de continuar trabajando con el secretariado del Comité de Basilea a efectos de que los bancos latinoamericanos estén representados y participen activamente de los ámbitos y foros en los que se elabora la normativa de aplicación a la actividad financiera. Tenemos una vocación declarada y definida por cumplir con los estándares internacionales, pero cualquier estándar es inútil si no tiene en cuenta las particularidades especiales de la región en la que va a ser aplicado. Insistimos con la necesidad de este espacio de participación en la discusión y elaboración de la normativa, que, por otra parte, generará en nosotros un fuerte compromiso para su instrumentación.

No mucho más como prefacio para esta reunión de Comité Directivo. Solamente el placer de confirmar que nuestra próxima reunión, en el mes de Junio próximo, será en La Habana, capital de la República de Cuba. Va a ser un gusto encontrarnos allá, para continuar trabajando, y para dar al mundo un ejemplo de integración y pluralismo.

Publicado: -